Llevo varias horas sin parar de reir por lo absurdo del nuevo anuncio del Renault Megane GT. Realmente una forma divertida y creativa de transmitir lo que parece todos los coches tienen; eso sí, tengo la sensación de que puede llegar a ser otro de esos anuncios que tanto se recuerdan, tanto gustan y tanto llaman la atención pero no nos harán recordar la marca concreta del coche que nos venden.

La escena que más está impactando en el público es la de las rocas, y es que eso de ver dos piedras “haciéndolo” de una forma tan absurda no se ve todos los días. Ahora que lo pienso…  seguro que las “rocas en reproducción” se conocieron a través de Bluetooth In Love 😉