Hace unos días discutía con un colega de profesión sobre la verdadera importancia de la responsabilidad social corporativa en las empresas. Me comentaba que, a pesar de esta nueva faceta de la “nueva empresa” mucho más comprometida e involucrada con el consumidor-usuario, aún no era tan determinante para el éxito de tus productos y/o rentabilidad a largo plazo, y que ese concepto de responsabilidad social no es más que una alternativa propia de las sociedades ricas donde las organizaciones tienen recursos económicos suficientes como para invertir en actividades sociales propias de dicha filosofía.

Una postura algo conservadora y negativa desde mi punto de vista…

 Entrada completa aquí