Os pongo en situación, eran aproximadamente las 15:00, estaba en casa almorzando, viendo mi programa favorito (a esas horas no hay nada más decente, os lo aseguro), llega la hora de los anuncios (venga, otra vez….) y aparece el último del operador MÁSmóvil, en él, un hombre entra a casa mirando su última factura de teléfono y tras comprobar que no le agrada el importe de dicha factura comienza a vomitar sobre ella… primer plano del vómito sobre la factura...  Llegados a ese momento os aseguro que dejé de comer.

Todos conocemos ya el estilo de los spots en televisión de MÁSmóvil, no es nada nuevo, siempre han buscado provocar, llamar la atención… Recuerdo aquel en el que una voz en off decía algo así como “Qué más quieres para cambiarte a MÁSmovil, ¡coño ya! tan malsonante como poco apropiado. Aquí os dejo el ejemplo:

¿Provocar por provocar?? ¿Todo es válido con tal de llamar la atención?? Lo siento, pero yo lo dudo, se puede llevar a cabo una estrategia impactante sin llegar a ser desagradable, y no creo que este sea un apelativo que una marca quiera llevar a sus espaldas.

Aún no he conseguido el spot del vómito para que lo comprobéis por vosotros mismos, pero tranquilos, os aseguro que no os perdéis nada del otro mundo…